Musical

Todos conocemos el importante papel que desempeña la música en las hermandades y ésta no iba a constituir una excepción.

En nuestros días marcha, tras el paso de calvario, la Banda de Cornetas y Tambores de las Cigarreras y finaliza la comitiva con la Banda de Música de Julián Cerdán, acompañando al paso de palio de la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad.

Han sido numerosas las composiciones musicales inspiradas en los sagrados titulares, que han sido dedicadas a la Archicofradía.

En tiempos remotos del siglo XVIII, el obispo auxiliar de Sevilla, más tarde cardenal, don Francisco Delgado Vázquez, compuso en 1781, una salve dolorosa a la Santísima Virgen del Mayor Dolor en su Soledad (entonces de la Luz en sus Tres Necesidades), que con el tiempo se convirtió en marcha procesional.

Manuel Noriega fue el autor de unas coplas dedicadas a la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad (todavía de la Luz en sus Tres Necesidades), pues fue en 1856, con anterioridad al cambio de advocación en 1885.

Fue sobre esta época -1885- cuando en realidad nacieron las marchas procesionales. Puede decirse que fue “un invento” del condecorado músico militar gerundense, don José Font y Marimont, por aquel entonces destinado en el Regimiento de Soria nº 9. Hasta entonces eran pocos los pasos que iban acompañados por bandas militares que interpretaban marchas fúnebres. Así, en 1887, dedicó una composición a nuestra Corporación, que tituló “Carretería”. Sin embargo, el extravío de la partitura provocó que dejase de ser interpretada.

En 1923, el también músico militar, Manuel López Farfán, compuso la marcha que denominó “Virgen del Mayor Dolor”. Con el tiempo dejó de interpretarse, pero en 1960 fue repuesta e incluida en el repertorio de muchas bandas de música.

En 1979, el director de la Banda Municipal de Sevilla, don José Albero Francés, dedicó a la corporación una marcha que llamó “Virgen de la Carretería”.

Dos años más tarde aumentó el archivo musical con otra marcha titulada “Virgen de la Luz”, original del maestro José Joaquín Méndez Moreno que pasó al repertorio de la Banda de la Cruz Roja.

En 1993 estrena nueva marcha. En este caso es el compositor Ginés Sánchez Torres su autor, que la titula “Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad”.

Nuevamente, en 1998, es obsequiada la hermandad, con la marcha titulada “Al pie de la Santa Cruz”, obra de Francisco Javier González Ríos, para banda de cornetas y tambores.

En 2001, la denominada “Madre del Mayor Dolor”. Posteriormente se estrenó “Mayor Dolor en Sevilla”, original composición orquestada por el joven hermano don Claudio Gómez Calado, cuya partitura entregó el 9 de septiembre de 2002.

En 2005 fueron entregadas las partituras de unas “Plegarias al Santísimo Cristo de la Salud”, música original de Rafael Bermúdez Medina y letra de Francisco Javier Segura Márquez.

Juan Velázquez Sánchez compuso en 2006 la marcha procesional “Las Tres Necesidades”. En 2009 Pedro Manuel Pacheco Palomo dedicó la marcha “Carretería”, composición para cornetas y tambores.

Mención aparte merece el Miserere que el joven compositor Patricio Gómez Vallés dedicó a la Archicofradía en 1997. El Miserere se estrena a instancia del Arzobispo Carlos Amigo en la Iglesia del Señor San Jorge (Santa Caridad) asistiendo al acto el Prelado, en 1998 se vuelve a representar en el altar Mayor de la Catedral por indicacion del Arzobispo. Somos la unica Hermandad que tiene un Miserere.